lunes, 4 de noviembre de 2013

Te fuiste. Adiós

Con tanto simulacro de que según te irás, no has notado que me fui hace tiempo.  -Tú-


Mil maneras no son una, mil maneras no son a ver que pasa. Mil maneras es que en verdad no me quieres ahí. 
Me siento como muchas me he sentido, arrumbada, avergonzada, con ganas de no ser pero con la diferencia de que hoy soy más que nunca, soy yo. 
Te quiero de aquí hasta no se cuando, quiero tus manos, quiero tus labios, quiero tus brazos, quiero todo lo que tu tienes, lo que tu tienes, no a ti.
Todo iba bien, no se que es lo que debo aprender para no caer y sabotearlo todo. 
Tal vez es cierto lo de la doble afirmación, pero si tu no estas listo para darte cuenta, yo ya no estoy dispuesta a seguirme lastimando. 
No se cuanto tarde en olvidarte, sobre todo por las noches, no se si tenga que escribirte en poesía para después quemarte, no se que sea de mi, pero sea lo que sea estoy segura que tu ya no lo verás. 
Se que no sabes que es lo que perdiste o su perdiste algo, pero ambos sabemos que eso que probaste no lo vas a encontrar con nadie más, me quedo con ese sabor de la venganza que tu solo has provocado. 
Se que en tus madrugadas hay cuerpos sin rostro y el rostro que eliges besar es el mio. 
Ambos perdemos, pero hombres como tú abundan, mujeres como yo no hay, porque solo existo yo. Y se que no te atreverás a negarlo.
Te deseo muchas noches de lujuria sin mi, muchos sueños húmedos en que elijas poner mi rostro, muchas conversaciones donde nadie sepa de que estas hablando aunque entiendan lo que dices, te deseo que te mueras por besarme y yo no este ya.... No, no quiero verte feliz ni con otra, con nadie, deseo que te arrepientas de haberme dejado en la carretera para que cuando vuelvas a buscarme yo solo sea un reflejo del espejo de ese hotel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

entonces....